El secreto oculto tras el anuncio de la cadena de bloques de Facebook

Tras meses de expectación y especulaciones, Facebook finalmente reveló su plan de lanzar una cadena de bloques (blockchain) llamado Libra. Desde el anuncio, la mayor parte de la atención se ha centrado en su criptomoneda asociada, Libra. Pero uno de los documentos que Facebook publicó esconde algo que podría ser tan importante como la propia criptomoneda, incluso más. Uno de los principales objetivos de la Asociación Libra, la organización sin ánimo de lucro que Facebook ha creado para gestionar el proyecto, es utilizar Libra para revolucionar la identidad digital.

Esta parte tan importante aparece casi al final de este documento destinado a explicar el papel de la Asociación Libra: «Un objetivo adicional de la asociación será desarrollar y promover un estándar abierto de la identidad. Creemos que la identidad digital descentralizada y portátil es un requisito previo para la inclusión financiera y la competencia».

Pero, ¿qué es una «identidad digital portátil y descentralizada»? En teoría, ofrecería una manera de evitar tener que confiar en una única autoridad centralizada para verificar y cuidar nuestros datos de identificación. Para los usuarios de internet significaría que, en lugar de confiar en Facebook o en la propia herramienta de inicio de sesión de Google para proporcionar nuestros datos de identificación a otras páginas web, podríamos disponer de ellos y controlarlos nosotros mismos. En teoría, esto podría proteger mejor esa información de los hackers y ladrones de identidad, ya que no existiría en los servidores de las compañías.

El concepto (a veces llamado «identidad auto-gestionada«) es como un santo grial en el mundo de la tecnología de internet, y los desarrolladores llevan años buscándolo. Grandes empresas, entre ellas Microsoft e IBM, llevan tiempo trabajando en aplicaciones de identidad descentralizadas, y por eso tienen una serie de start-ups. Pero el tema va mucho más allá del propio internet. Para los aproximadamente 1.000 millones de personas en todo el mundo que carece de cualquier tipo de documento de identificación, esta tecnología podría facilitar el acceso a servicios financieros, comenzando por las cuentas bancarias y préstamos.

Seguramente Facebook tenía en mente lo de ayudar a algunas de esas personas cuando destacó en libro blanco de Libra que el nuevo sistema estaba destinado a «servir como un medio eficiente de intercambio para miles de millones de personas en todo el mundo» y a «mejorar el acceso a los servicios financieros». En algunos casos, la moneda en sí misma podría hacerlo, pero es probable que en otros, los usuarios necesiten algún tipo de identificación para acceder a un servicio en particular. Es por eso probablemente que los desarrolladores de Libra consideran que un estándar de identidad abierto y portátil es un «requisito previo para la inclusión financiera».

Pero esa clase de identidad digital también podría ir más allá de las finanzas. El intercambio de muchos tipos de datos confidenciales mediante una cadena de bloques (por ejemplo, información médica) puede requerir algún tipo de verificación automática de identificación (ver ‘Blockchain’ promete acabar con el descontrol y la ineficiencia de datos sanitarios del mundo).

El propio Facebook ya tiene experiencia en el tema de la identidad digital. Facebook Connect permite a los usuarios iniciar sesión en otras páginas con sus datos de identidad verificados por Facebook. Pero Facebook Connect tiene más riesgos porque se basa en una autoridad central, argumenta el copresidente del grupo comunitario de credenciales del Consorcio World Wide Web, Christopher Allen, el más importante organismo internacional de estándares para la web. Confiar esta responsabilidad a una entidad es peligroso porque la página web podría caerse o la empresa podría fracasar. Y Facebook puede revocar cuentas a su voluntad.


Artículos recomendados en nuestras webs:


Pero es difícil saber lo descentralizado que sería el nuevo sistema de identidad de Libra, porque Facebook no ha revelado nada sobre lo que está planeando.

Por ejemplo, existe la posibilidad de que la identidad digital solo funcione dentro de la red de Libra, que requiere permisos para poder participar. A diferencia de los sistemas como Bitcoin y Ethereum, para los cuales cualquier persona con el hardware adecuado y una conexión a internet puede unirse y ayudar a validar las transacciones, Libra requiere que sus validadores sean identificados y autorizados. Cerca de 30 compañías ya se han registrado para ejecutar los «nodos» de esta red, y los desarrolladores de Libra quieren aumentar ese número a 100 cuando la plataforma se lance definitivamente el próximo año.

El mensaje principal de Facebook con el lanzamiento de Libra y la Asociación de Libra parece ser una respuesta a las críticas sobre cómo solía manejar los datos personales. La compañía parece estar diciendo: «Ahora estamos intentando ser más abiertos. No queremos ser la fuente de información para todos», afirma el cofundador de la Fundación de Identidad Descentralizada,  Wayne Vaughan, cuyo consorcio de compañías trabajan en aspectos de la identidad basada en blockchain. Pero si el estándar de identidad con el que pueden trabajar solo funciona para 100 compañías, continua Vaughan, «eso no es descentralizado», es solo un estándar para 100 compañías. Facebook no respondió a nuestra solicitud de comentarios sobre este tema.

De cualquier manera, aún no está claro cómo Facebook y la Asociación Libra superarían algunos grandes desafíos técnicos que han frenado otros sistemas de identidad basados en blockchain. Por un lado, las cadenas de bloques siguen siendo difíciles de usar para muchas personas. Un problema particularmente complicado para las aplicaciones de identidad es que si uno pierde u olvida sus claves privadas (que tampoco son fáciles de manejar) es difícil restaurarlas, explica Allen.

Otro desafío técnico se refiere a la privacidad. ¿Cómo se mantendrán los datos de identificación personal separados de las transacciones financieras?Esta parte resulta particularmente preocupante para los defensores de la privacidad en el contexto de Libra, dado que el historial de Facebook no es muy positivo en este sentido. Y la oposición a la vigilancia financiera es lo que alimenta gran parte del movimiento de la criptomoneda. Vaughan afirma: «Dónde gastamos nuestro dinero y con quién y cuánto, es una de las informaciones más privadas de la gente».

En general, Allen cree que aunque la tecnología de identidad descentralizada ha avanzado hasta algunas pruebas piloto bastante serias, «le queda mucho para estar listas» para su adopción por parte de miles de millones de personas en todo el mundo. Y dado lo que la compañía ha revelado hasta ahora, el experto concluye: «No veo cómo Facebook podría lograrlo».

Un artículo escrito por Mike Orcutt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *