Por qué Bitcoin, Ethereum y Zcash no son tan descentralizadas como dicen

El pasado febrero, The Zcash Company, la empresa mercantil encargada de mantener la criptomoneda Zcash, hizo una revelación impactante: había actuado en secreto para corregir un error de software que permitiría a un atacante crear Zcash «falsas».

Lo sorprendente no es que Zcash tuviera un defecto, sino el hecho de que solo unos pocos empleados lo sabían y (hasta donde sabemos nosotros) lo mantuvieron en secreto durante ocho meses antes de arreglarlo. Probablemente la gestión del problema por parte del equipo no resultaría tan controvertida si Zcash fuera una compañía tradicional de software. Pero en el mundo de la criptomoneda se espera que todo sea transparente y descentralizado. Quizás aún más importante sea que este acontecimiento es un recordatorio de que no disponemos de definiciones claras para distinguir entre los sistemas de cadena de bloques «centralizados» y «descentralizados».

La historia comenzó en marzo de 2018. Según una larga publicación en un blog, fue entonces cuando el criptógrafo de Zcash Ariel Gabizon descubrió un «defecto criptográfico sutil» en un trabajo académico en el que Zcash confiaba para desarrollar su tecnología. Zcash utiliza una sofisticada herramienta criptográfica llamada prueba de conocimiento cero que permite a los usuarios realizar transacciones de forma anónima, sin revelar ninguna otra información sobre ellos.

La vulnerabilidad que Gabizon encontró es tan sutil que los expertos en criptografía pasaron años sin detectarla, según afirma la publicación del blog. De hecho, esa es una de las razones por las que la compañía cree que nadie más era consciente de ese error. «El descubrimiento de la vulnerabilidad hubiera requerido un alto nivel de formación criptográfica técnica que muy pocas personas poseen», escriben, y añaden que no han encontrado pruebas de falsificación (aunque admiten que no pueden estar seguros).

Después de descubrir el fallo, el pequeño equipo decidió que lo más seguro era revelarlo después de que se solucionara. De acuerdo con Fortune, los trabajadores usaban comunicaciones encriptadas y «seleccionaban cuidadosamente a sus confidentes para evitar que intrusos, espías o hackers se enteraran esta vulnerabilidad». Finalmente, en octubre, introdujeron la corrección del error mediante una actualización planeada de antemano.

Si asumimos que la compañía hizo bien al dejar el error sin parchear durante tanto tiempo, ya que muy pocas personas disponían de la experiencia criptográfica para explotarlo, sigue quedando una pregunta en el aire: ¿las acciones tomadas por la compañía implican que Zcash está en realidad centralizada?

Desafortunadamente, aún no podemos dar con la respuesta definitiva, ya que todavía no tenemos una definición consensuada de lo que significa la «descentralización». Hasta la fecha, esta falta de definición no ha tenido muchas consecuencias en el mundo real; los debates sobre si ciertas monedas están verdaderamente descentralizadas han sido mayormente ideológicas. Pero la cuestión de la «descentralización» está saliendo de la esfera del marketing para entrar en otra con efectos jurídicos reales. Por eso, la profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de St. Mary’s (EE. UU.), Angela Walch escribe en un nuevo artículo académico que se trata de algo problemático: «Si ignoramos lo que significa [la descentralización], corremos el riesgo de tener consecuencias no deseadas cuando estos sistemas no se comportan tal y como esperamos».

Veamos, por ejemplo, el discurso pronunciado en junio de 2018 por el director de Finanzas Corporativas de la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU., William Hinman. En esa ocasión, Hinman consideró que tanto a Bitcoin como Ethereum estaban «lo suficientemente descentralizados» como para que sus criptomonedas no tuvieran que ser reguladas como valores, una categoría que incluye acciones y bonos.

Pero como la descentralización sigue sin definirse, y la declaración de Hinman es difícil de concretar. En opinión de Walch, otras partes de su discurso contradecían esa misma conclusión. Por ejemplo, Hinman afirmaba que un activo digital puede considerarse como un valor (lea: centralizado) si existen «asimetrías de información» entre los promotores y posibles compradores (es decir, algunas personas saben más que otras sobre su funcionamiento interno). Si un pequeño número de desarrolladores guardan algunos secretos, este tipo de asimetría existe, escribe Walch.

Ya hemos visto que esta situación sucede con Bitcoin y Ethereum. En septiembre de 2018, menos de una docena de desarrolladores de Bitcoin Core, el principal cliente de software de Bitcoin, esperaron varios días antes de revelar un error crítico que habían descubierto en la última versión. En noviembre, los principales desarrolladores de Ethereum se enfrentaron a la reacción de algunos miembros de la comunidad después de celebrar varias reuniones privadas para discutir las actualizaciones de software propuestas.

En cuanto a Zcash, Walch tuiteó recientemente que si cuatro personas que mantienen en secreto un error crítico durante meses no son un ejemplo de la centralización, «no sé qué sería eso entonces». Aunque su punto de vista sea correcto, ¿qué implicaciones tiene? Es de suponer que, con el tiempo, nos lo dirán los responsables de la formulación de políticas, cuando decidan qué significa realmente la descentralización.

Un artículo escrito por Mike Orcutt 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *