Qué es la regla del 72 y cómo usarla para saber la rentabilidad de tus inversiones

Para muchos inversores, la regla del 72 es imprescindible para conocer cuánto tiempo les llevará duplicar su capital. El mismísimo Warren Buffett lo ha utilizado dentro de sus análisis. Te explicamos cómo se usa.

La inversión no es para mí, es para profesionales. Esta máxima, repetida a lo largo y ancho de la geografía española (y también del globo terráqueo) es la excusa que muchas personas ponen antes de lanzarse en este apasionante mundo.

Sin embargo, existen reglas y fórmulas sencillas para que cualquiera pueda calcular cómo se comportarán sus inversiones.

Este es el caso de la regla del 72, una sencilla fórmula que sirve para saber en cuánto tiempo se duplicará nuestro capital. Es un cálculo tan sencillo que incluso el mismísimo Warren Buffett la ha utilizado para saber cuán rentable será su próxima inversión.

Qué es la regla del 72 y cómo se calcula

Con esta sencilla regla, los inversores pueden saber de manera aproximada cuánto tiempo necesitan para que su capital se duplique. Para su cálculo, se necesita saber la tasa de rendimiento (R) de la inversión, expresado en tanto por ciento.

La fórmula es la siguiente:

N = 72 / R

Del mismo modo, la fórmula también sirve para calcular la tasa de rendimiento necesaria para duplicar el capital en N años. La fórmula, en este caso, sería la siguiente:

R = 72 / N

Estos son algunos ejemplos de la aplicación de la regla del 72, en función de la tasa de rendimiento esperada:

Tasa de interés 2% 4% 6% 8% 10%
Años para duplicar el capital 36 años 18 años 12 años 9 años 7,2 años

Y lo mismo en caso de que queramos calcular cuál es la tasa de rendimiento necesaria para duplicar el capital en función de los años que queramos.

Número de años 30 25 20 15 10
Tasa de rendimiento para duplicar el capital 2,4% 2,88% 3,6% 4,8% 7,2%

Hay que tener en cuenta que esta regla es aplicable en caso de que el inversor reinvierta sus dividendos y mantenga su inversión a largo plazo. El motivo es que la regla del 72 utiliza la magia del interés compuesto para hacer su trabajo.

Por qué se elige el número 72

La razón de que se elija el número 72 en lugar de otros es debido a que como numerador tiene muchas pequeños divisores como el 1, 2, 3, 4, 6, 8, 9 y 12. No obstante, funciona mejor cuando las tasas de rendimiento oscilan entre el 4,9 y el 11%, aunque no se aplica tan bien cuando las tasas de rendimiento son superiores o inferiores a esos porcentajes.

De hecho, para resultados entre el 0 y el 0,5%, es mejor utilizar la regla del 69; y para porcentajes de entre el 0,5 y el 4,9%, es mejor utilizar la regla del 70. Por encima del 11%, la fórmula se vuelve menos precisa.

Otras aplicaciones de la regla del 72

Aunque por lo general la regla del 72 se utiliza para las inversiones, en realidad tiene numerosos campos de aplicación cuando los porcentajes crecen de manera exponencial. Por eso sirve también para cualquier otro cálculo económico o macroeconómico en el que

Este es el caso de, por ejemplo, del crecimiento del PIB o de la inflación. Por ejemplo, si un país crece al 6% anual, necesitará 12 años para duplicar su Producto Interior Bruto; y si la inflación crece a un ritmo del 7% anual, los precios en ese país se duplicarán en un periodo de 10,28 años.

La regla del 72 es una fórmula sencilla y que se puede aplicar en cualquier tipo de inversión, siempre que esta se mantenga a largo plazo.

*Artículo original por Diego Lorenzana publicado en Business Insider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *